Enfermedad dental

Al igual que sucede con las personal, los animales también deben tener una buena higiene bucal para mantener unos dientes y encías sanos durante toda su vida.
Las investigaciones muestran que hacia la edad de dos años, el 80% de los perros y el 70 % de los gatos presentan algún signo de enfermedad dental. Estos problemas de salud bucal suelen comenzar con la acumulación de placa, una película viscosa que se forma continuamente en los dientes. La placa puede endurecerse y si no se trata puede provocar la gingivitis , es decir, la inflamación dolorosa de las encías, y finalmente puede aparecer la enfermedad peridontal. Las estructuras se sostén del diente pueden lesionarse conduciendo a la pérdida de la pieza dental. La infección asociada a la enfermedad dental es responsable del mal aliento, y las bacterias pueden entrar en la circulación sistémica del animal diseminándose a los órganos vitales como corazón, hígado o riñones.
Los factores que pueden contribuir al desarrollo de problemas dentales en los animales destacan:
  • Mala higiene bucal: sin los cuidados preventivos adecuados, la placa y el sarro pueden acumularse dando lugar a gingivitis y enfermedad peridontal.
  • Raza: los dientes superpuestos o mal alineados constituyen, con más frecuencia, un problema en perros de razas pequeñas y pueden favorecer la enfermedad peridontal. Determinadas razas están mas predispuestas a la enfermedad dental.
  • Alimento: la administración de un alimento húmedo puede favorecer una acumulación más rápida de placa.
  • Edad: la enfermedad dental se produce más frecuentemente a medida que los animales envejecen.

¿Cómo identificar los signos de la enfermedad dental?

Cuando un animal viene a consulta se le suele hacer una revisión del estado dental, aun así describimos los síntomas que pueden manifestar los animales con lesión dental:
–         Mal aliento.
–         Depósito de sarro amarillo-marrón.
–         Sangrado de encías.
–         Dolor al comer, golpear la boca con las patas
–         Cambio en los hábitos masticatorios o de ingestión.
–         Pérdida de piezas dentales.
–         Comportamiento deprimido
–         Babeo.
Aunque su animal no muestre ninguno de estos signos, vale la pena llevarlo al veterinario periódicamente para un chequeo dental. Es posible que algunos problemas no sean obvios inmediatamente y que los animales estén especialmente predispuestos s sufrir la enfermedad peridontal en etapas posteriores de su vida.
¿Dónde estamos?
Visit Us On FacebookVisit Us On Youtube
¿Cuál es nuestro horario?
¿Qué necesitas?

Correo electrónico (requerido)

Mensaje