Gusanos Intestinales.

Son una serie de parásitos que afectan a todos los seres vivos superiores, existiendo parásitos específicos para cada especie animal.
Normalmente se localizan en los intestinos donde se alimentan y reproducen a costa de su hospedador. Causan trastornos que en ocasiones pueden ser graves.
En una primera clasificación los separaríamos en dos grupos:
1) Los gusanos redondos, de la filum nematoda: caracterizados por una forma cilíndrica y alargada, que cuando aparecen en las heces recuerdan a “spaghetti”.
2) Los gusanos planos, filum platelmintos, o tenias. Son gusanos planos de longitud variable de unos milímetros a casi un metro. Se pueden ver en las heces como granos de arroz.
Existen gusanos que pueden compartir afinidad tanto por nuestras mascotas como para las personas, por eso la necesidad de prevenir el contagio de ellas para prevenir enfermar nosotros.

¿Cómo se contagian?

a)      En el entrono existe la posibilidad de que el animal contacte con huevos y larvas.

b)      Las larvas de los gusanos redondos pueden atravesar la piel de las extremidades o del abdomen.

c)      Al ingerir pulgas pueden adquirir larvas de dipilidum.

d)      Al comer vísceras crudas pueden contraer tenias, esto puede ocurrir al ingerir pájaros o roedores; pero aquí hay que hacer un llamamiento general:

Importante. Jamás debes dar vísceras crudas a un perro o gato, aunque provengan de carnicería, ya que pueden contener quistes hidatídicos que te contagien después a ti, provocando una parasitación muy grave.

¿Qué síntomas producen?

La gravedad de los síntomas dependerá de la cantidad de gusanos, la edad y el estado nutricional del animal. En raras ocasiones pueden provocar la muerte. Los principales indicios son: falta de apetito, vómitos, diarrea, fatiga y decaimiento, anemia, tos dificultad respiratoria, enrojecimiento y picor, retraso en el crecimiento y/o abdomen hinchado.

¿Constituyen un riesgo para las personas?

Como se menciona anteriormente, pueden constituir en algunos casos riesgo para las personas, ya que compartimos el mismo entorno que nuestras mascotas.
Nosotros nos contagiamos al igual que ellos por la ingestión de huevos de estos parásitos:
  • Jugando con nuestras mascotas, contacto indirecto con perros y gatos, comer frutas y verduras sin lavar.
  • Contacto con tierra de los parques. En este punto quiero hacer un llamamiento a todos los ciudadanos para que señalemos a esos desaprensivos que permiten que sus mascotas defequen y miccionen en la arena de los parques infantiles, exponiendo a individuos totalmente inocentes a un proceso que puede llegar a ser muy grave.

Por último recordamos que mas vale prevenir que curar, por lo que aconsejamos la desparasitación trimestral de nuestras mascotas.

¿Dónde estamos?
Visit Us On FacebookVisit Us On Youtube
¿Cuál es nuestro horario?
¿Qué necesitas?

Correo electrónico (requerido)

Mensaje